Home

No es nuevo que cada vez más resulta eficaz ser una social o ecobrand, o una marca que está a favor de alguna causa o injusticia que afecta a la sociedad. Algunas marcas son fieles a esa causa y luchan con o por ella de muchas formas posibles. Otras marcas crean una causa pasajera y se afilian a ella para, simplemente, dar una buena imagen y ser “la marca buena” durante un tiempo. Pero aún hay más: otras marcas luchan por una causa honestamente y hacen una comunicación de ello errónea, puesto que les lleva a parecer marcas totalmente contrarias a sus valores e incluso racistas o violentas.

Es el caso de la campaña de la temporada de primavera de Donna Karan New York. La diseñadora de la firma pasó un tiempo en Haití, después del terremoto que tuvo lugar el año 2010, participando en programas dedicados a la exportación de artesanías locales y reconstrucción de comunidades. Además, creó una fundación llamada Hope Help & Rebuild Haiti que buscaba ayudar en las destrozas producidas por el lamentable terremoto. Sin duda, es una marca que se vuelca con toda su alma a colaborar con una causa que afecta a millones de personas.

En su nueva campaña quiso mezclar el aire de Haití con el de Nueva York para dar a conocer (ya que estamos) que la marca está destinando gran parte de sus beneficios a causa benéfica. ¿El error? El resultado:

Image

Ésta imagen fue la más polémica de la campaña, en la se puede ver a la modelo brasileña Adriana Lima fotografiada por el conocidísimo fotógrafo Russell James. El equipo de realización escogió como escenario la ciudad de Jacmel, en el sur de Haití. El fotógrafo retrató a la modelo con un traje verde junto a dos jóvenes haitianos que permanecen a un lado apartado de la escena, con una expresión entre sorprendida y ajena a lo que está pasando. En resumen: se ven fuera de lugar. El problema residió, claramente, en el contraste del lujo de la modelo y la pobreza extrema experimentada por los habitantes de Haití, ofensivo para muchos. Las redes sociales han mostrado las opiniones del público junto con el descontento de éste, tachando a la campaña como racista, equivocada, clasista e incluso imperialista.

Pero bien, ante una situación como ésta, ¿qué dijo la marca? Se excusó argumentando que la campaña “infunde el vibrante espíritu de Haití con la sexy inspiración de Nueva York”. Los portavoces de la firma aseguraron que la intención era dar a conocer la cultura haitiana.

¿Cuánto dinero se gastó DKNY en la campaña resultado de la cual fue equívoco? Pero lo más importante: ¿Cuántos detractores se ha ganado?

Anuncios

Un pensamiento en “DKNY o cómo ser una social brand y comunicarlo mal

  1. Pingback: Ranking de las 20 campañas del mundo de la moda más polémicas | MÒNICA JULIÀ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s